Quizás os parezca tan imposible pensar en un conferenciante preso del miedo minutos antes de empezar su discurso como en un vegetariano en la cola de la carnicería. ¡Pero ese conferenciante existe! Muchos oradores sienten ese temor ante de comenzar su discurso.

Pero es algo natural, fruto de su responsabilidad, compromiso y del respeto que tiene por su auditorio. Jamás desaparecerá, porque no se trata de ser un valiente sino de dominarse a si mismo.

El hecho de sentirse cómodo a la hora de enfrentarse al público raramente es algo innato. Suele ser fruto de una gran preparación, mucho entrenamiento y de un compromiso real por parte del orador.

Si nos atenemos a los muchos libros que inundan las estanterías de cualquier biblioteca, a los expertos o incluso a nuestra propia experiencia, existen una serie de consejos que no debemos menospreciar si queremos salir airosos de esa situación. Y teniendo en cuenta lo fácil que es acceder a ellos, me ahorraré el tener que recordarlos.

Pero en el fondo, y sin querer ofender a nadie, esto no hará de nosotros grandes oradores. Porque normalmente las cosas que merecen la pena, como la oratoria, requieren tiempo y aprendizaje. Y sobre todo práctica. Y aquí es donde quería llegar yo.

Qué mejor manera de incrementar y mejorar nuestras capacidades comunicativas que practicando periódicamente.

Para ello, nace ToastMasters Sevilla. Un club donde perfeccionar tu destreza y soltura para hablar en público trabajando desde la entonación de su voz, el lenguaje corporal, hasta la estructura de un discurso. Pero también un lugar donde interactuar e intercambiar ideas con otras mentes inquietas.

Vamos a celebrar nuestra primera reunión informativa el próximo sábado 24 de marzo, en la Escuela Superior de Ingenieros a las 12 de la mañana. Estáis todos invitados. Más información aquí.

Platón decía que “quien aprende y aprende y no practica, es como quien ara y ara y no siembra”.

Tags

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment