Mejor te callasTienes un objetivo. Estás decidido. Y además cuentas con el mejor método. Lo acabas de descubrir. Solo se trata de cumplir una serie de premisas que nunca fallan. Definir el objetivo, enfocarse, actuar, perseverar, etc.

Y sobre todo no olvides hacerlo público. Eso te comprometerá con tu entorno y te sentirás obligado a lograrlo.

Pues no, lo siento, no funciona. Al menos a mi no.  Al contrario. Hace ya unos cuantos de años era bastante proclive a ello. A difundirlo, airearlo. Y nunca me fue bien.

Y sin embargo son muchos los libros y textos que difunden este consejo. Te motiva, te transmite cierto compromiso y presión, dicen. Presión negativa diría yo.

Porque el único compromiso, el verdadero, es contigo mismo. Con nadie mas. A mi entender, de nada sirve proclamar tu reto a los 4 vientos. Solo a crear más tensión de la que ya tienes, fruto precisamente de no haberlo logrado aún.

¡Qué ocurre si por cualquier motivo no puedes llevarlo a cabo? ¿Acaso tus prioridades de hoy son las de mañana? ¿Acaso no pueden surgir obstáculos imprevisibles? O si simplemente decides olvidarte de el e ir en busca de otro?

¿Te imaginas? Para el 1 de agosto he perdido 15 kilos! Lo saben ya hasta tus contactos de 5º grado de separación de facebook. Y lo que es peor, tu ex novia…   Y llega el día… con los 15 kilos aún a cuesta. ¡Mejor buscas un agujero y no sales hasta después del verano!

Cierto, he exagerado. Pero a propósito. Se trata de darte a entender que darlo a conocer no siempre es la mejor solución.

Quieres perder esos 15 kilos. ¡Muy bien!¡ Fantástico! Toma las medidas necesarias y ve a por ello. Haz un plan. Con todos sus requísitos. Específico, medible, enunciado de forma positiva, realista, con fecha de realización, etc…

Pero un consejo, no se lo digas a nadie. O al menos a nadie con el que, en caso de no conseguirlo, pueda sentirte como un idiota.

La mayoría de mis logros han sido “desconocidos”. Nadie sabía de ellos. Hasta que los logré. Otros nunca se supieron… y es que también perdí algunas batallas.

Pero no te imaginas lo reconfortante que fue ver como la gente a mi alrededor iba advirtiendo esos logros en mi y en mi entorno. Cuan positivo y motivador saber que estás en el buen camino. Incluso cuando no los consigues al 100%. El esfuerzo siempre paga.

Así que no te crees mas tensiones de las necesarias y ¡disfruta del camino!

Para Que Tu Mañana Sea Diferente

 

2 Comments

  1. I couldn’t resist commenting. Well written!

Leave a Comment