Te llames como te llames, no importa. Seas quien seas, da igual. Vivas donde vivas, es lo mismo. La Ley del éxito es la misma para todos.
Existen millones de leyes en el universo. Tú y yo sólo conocemos la mínima parte. El resto están a la espera de ser descubiertas. Leyes tan asombrosas como la que permite que una masa de 400.000 kgs logre despegar y mantenerse por encima de los 10.000 mts sin estrellarse, o que se mantengan a flote y no se vayan a pique más de 150.000.000 kgs de acero.

Sin embargo, pocos conocen la ley del Éxito: el Éxito no es fruto de la casualidad, sino de la causalidad. O lo que es lo mismo, todo tiene una relación causa-efecto. Entre tú y yo, el mundo sería un lugar distinto si la enseñasen también en los colegios.
Pero antes de seguir os tengo que soltar 4 líneas sobre este principio. Prometo ser breve. ¡No os vayáis! Según Aristóteles, “todo lo que se mueve se mueve por otro”. Más tarde, la filosofía definió así la causalidad: para que un suceso A sea la causa de un suceso B, se tienen que cumplir tres condiciones:
– Que A suceda antes que B
– Que siempre que suceda A suceda B
– Que A y B estén próximos en el espacio y en el tiempo.
Ya está. Volvamos a lo nuestro.

Primera condición: que A suceda antes que B

     Dicho de otra forma, si quieres hablar inglés (B), antes debes hacer algo (A). ¿Echarle unas horas, por ejemplo? O de esta otra: si quieres ganar la maratón de NY, antes debes entrenar. Y mucho… Y para los que aún tengan dudas, esta otra: para que te toque la lotería (B), antes debes jugar (A). Simple, ¿no?

     Con lo cual ya tenemos nuestra primera condición para el éxito en cualquiera de nuestros emprendimientos. Actuar. Hacer algo. O como vi en un reciente vídeo, E=mc2, o Éxito = Mueve El Culo x 2. Ya, parece fácil, tanto predicar pero yo mismo me olvido demasiado a menudo. ¿El problema? El síndrome del perfeccionista. Y lo digo con la boca pequeña. Nada de que presumir. Es más un lastre que otra cosa.

     En el 2009 iba a lanzar un blog sobre conducción. Iba, porque se quedó en eso. No recuerdo exactamente el motivo. Seguramente fuese el logo, no sé, le faltaba algo, no pegaba con ese fondo… Año 2011, finalizo mi formación como coach. ¿Qué tal un blog sobre desarrollo personal para dar rienda sueltas a mis ideas? Fantástico allá voy… no verá la luz hasta enero del 2012. Corto ya, cuestión de no tirarme más piedras sobre el tejado.

     ¿Y qué ha ocurrido desde entonces, qué he aprendido de todo esto? Bueno, he mejorado. Antes, pensaba, ideaba, imaginaba… Ahora, trato de actuar más y pensar menos. A veces hasta actúo sin pensar… Así que empieza, muévete, haz esa llamada, envía ese correo, escribe esas líneas. Lo que sea, pero actúa. Porque ya puedes ser el más creativo, un genio en tu especialidad, que si no das el primer paso, estás muerto. Nada de nada. Cero. Cualquier “mindungui” con un 1% más de determinación que tú logrará superarte. Así que señores procrastinadores, perfeccionistas y perezosos:  AC-TÚ-EN.

Segunda condición: que siempre que suceda A suceda B

     Vaya, lo siento por los de la lotería. No siempre que juega te toca. Sin embargo, esta condición sí se da en muchos casos. Un ejemplo. Si quieres lograr el mejor chocolate del mundo tendrás que hacerlo tal y como lo hace el mejor chocolatero del mundo, ¿cierto?  Pues ves empezando que me temo que si no te da la receta lo tienes crudo. (Y si no que se lo pregunten a todos los que andan detrás de la formula secreta de la cocacola…). Sin embargo, si ese mismo chocolatero te pasa su maravillosa receta, ¡éxito seguro!

     ¡Et voilà! Ya tienes aquí, tras el ACTUAR, el segundo precepto para alcanzar el éxito: COPIAR. Emular, modelar lo que han hecho otros que han triunfado antes que tú. Simplemente.

     ¿Sabes cuál es el problema? Que nos complicamos. Que escogemos el estilo “quítate de ahí que ya me busco la vida”. El hombre arrastrando sus pesadas cargas durante casi 200.000 años, descubre la rueda hace tan sólo 5500, ¡y vas tú y dices que eso no se hace así! Un momento, antes de seguir, y como puedo oir desde aquí a más de uno, me adelantaré: es cierto, así fue como se lograron grandes hitos, grandes descubrimientos, cuestionando y poniendo en duda todo lo sabido y conocido hasta entonces. Cierto, pero para lo que nos atañe, y a menos que tus aspiraciones sean pasar a la historia como el gran personaje del siglo XXI, te aconsejo que te atengas a la rueda, a saber, a lo que ya existe y funciona.

     Al estilo “discípulo”. Ya sabes, envainas y te vas en busca del mejor es su campo. Al gurú, al maestro. O al menos a uno de los mejores. Y sino, tienes innumerables historias de éxito, biografías, cursos, miles de páginas webs donde buscar, centenares de especialistas dispuestos a ayudarte y hasta coaches :). Recuerda, si quieres comerte el mejor chocolate del mundo tendrás que contratar al mejor chocolatero del mundo…o copiarle la receta.

Tercera condición: que A y B estén próximos en espacio y tiempo

     Aquí me van a permitir retocar el principio, dado que el que lo inventó no conoció esta nueva era. A mi entender, con esto de la globalización y de internet, lo de “próximo en espacio” pasó a mejor vida. No así el factor “tiempo”. Adivina a qué se refiere cuando afirma que A y B deben de estar cercanos en el tiempo. ¡Eso es! ¡Ya lo tienes! Cuanto más tiempo dejes pasar entre el momento en que te decides y el momento en que pasas a la acción, peor.

     Todos sabemos de que estoy hablando. Sino, ¿porqué entonces es a primeros de años cuando más falsas promesas se lanzan? ¿por qué es en primavera, aproximándose el verano, cuando más se llenan los gimnasios?

     Recuerda, tu vida no está escrita. Puedes cambiarla, modificarla, ahora, en este momento. No mañana cuando salgo el sol y canten los pajaritos, no la semana que viene cuando estés de vacaciones, ni siquiera dentro de un ratito, cuando acabe el programa. Ahora, porque mientras piensa si vale o no la pena, otro ya lo está haciendo. Mientras entras en coma delante del facebook, otros ganan dinero por internet. Mientras te tragas la serie al completo, otros avanzan en su formación. Mientras unos se hartan de hamburguesas, otros salen a correr. Es así, siento ser duro. Pero cada cual debe saber donde está. Empezando por mi.

     Actúa, modela y hazlo rápido.

     Nada es fijo, todo cambia, todo evoluciona. Depende de ti. Punto.

 

 

8 Comments

  1. Guillermo Peña dice:

    De verdad Paco, estoy alucinando de lo muy identificado que me siento con tus árticulos. Muy pocas personas he encontrado con una forma de pensar que veo que tenemos en común. Justo antes de leer este post, estaba reflexionando sobre el poder de cambiar la realidad que nos rodea. También es muy cierto aquello de copiar lo que a tenido éxito, como afirmaba Steve Jobs: Un buen artista copia, el mejor artista roba. Por último, se que no puedo esperar más por cumplir mi sueño: Dejar mi huella en el mundo. Ya he comenzado a perseguirlo y nunca me arrepentire de no haberlo intentado. Muchas gracias Paco, se que no estoy solo.

  2. Miguel dice:

    Muy buena Paco, coincido con lo que dices, realmente lo que dices de actuar es algo que siempre he pensado y creo además que aquellos que constituyen un claro ejemplo de la causalidad son aquellos que sienten pasión por lo que hacen y los más apasionados son al fin y al cabo los que la gente ve como exitosas. Creo que la vida no es tan larga y las pasiones deben guiar a las personas. Por último muchas gracias por estos posts, son claro ejemplo de pensamientos llevados a la acción y en consecuencia a la realidad común.

    • Hola Miguel, has dicho algo muy cierto. Todo el que hace lo que le gusta y se dedica con pasión a ello, acaba triunfando. Por eso es fundamental averiguar esa pasión. ¡Así que tenemos poco tiempo y mucho trabajo!
      Un fuerte abrazo
      Paco Marín

  3. Gracias Guillermo! Sabes, mi sueño tambien es dejar huella. Pero no por ego ni ganas de protagonismo. No, sino porque uno ha venido a este mundo con un propósito y nuestro compromiso ha de ser, primero averiguar cual es, y segundo cumplirlo. Pasar por este mundo sin mas seria como malgastar una vida. Así que te animo con todas mis fuerzas a que lo busques, lo encuentres y lo cumplas. Adelante y que nada ni nadie te pare!
    Un fuerte abrazo
    Paco Marín

  4. Ernesto dice:

    Conocí su web gracias a un anuncio qu me salió en Google, pensaba que seria como el resto y no, la verdad es que motiva.
    Gracias

Leave a Comment