Aún no sabía lo que era el coaching, la PNL y todo lo que rodea estas disciplinas. Quizás lo descubriera en algún libro o revista, o en uno de esos e-mails que recibimos y que nunca tenemos tiempo de abrir. Pero me impactó. Fue el ejercicio de autoconocimiento más potente que había realizado hasta aquel entonces.

Varios años después, y con una formación como coach de por medio, con lo que eso supone de emociones y de vivencias, sigo recordándolo como un pequeño antes y después en mi vida. Estoy hablando de la visualización del funeral.

A muchos de vosotros no os descubriré nada. Pero para quién no lo conozca, creo que merece la pena vivirlo. Cierto es que puede parecer algo fuerte, pero os aseguro que realizado con un espíritu de aprendizaje, es un poderoso ejercicio de autoconocimiento. Os lo resumo rápidamente:

Para empezar, busca un lugar tranquilo. Ponte cómodo y respira hondo. Tómate tu tiempo. Ahora imagínate que estás en un sala. Una luz tenue ilumina la estancia repleta de personas que conoces, familiares, amigos, compañeros de trabajo. Puedes adivinar una gran tristeza en todos ellos. Al fondo de la habitación puedes ver un ataúd. Intrigado, decides acercarte y al llegar a su altura te inclinas ligeramente sobre él. Al ver al difunto no puedes evitar estremecerte y emitir un pequeño grito. ¡El difunto eres tú! Es tu funeral y todos están aquí para despedirte por última vez. En tu homenaje, varias personas subirán al estrada y te recordarán como padre, marido, hijo y amigo. Detente en cada una de las personas y escúchalas. ¿Qué dicen de ti? ¿Cómo te recuerdan? ¿Qué sientes al oírlos hablar? ¿Desearías poder expresarles algo en estos momentos? ¿Te arrepientes de algo respecto a ellos? ¿Qué se llevan de ti?

Para que de verdad sea efectivo es muy importante que logres identificarte con la situación. Debes visualizarte allí, porque si hay algo seguro en todo esto, es que ese momento llegará. Reflexiona sobre esas preguntas y muchas otras que se te ocurran. De este ejercicio deberían brotar muchos de tus principios y de tus valores. Una vez que haya reflexionado pregúntate si vives de acuerdo a ellos. Y recuérdalos porque guiarán tu vida.

Cada cual tiene sus propias preguntas, sus propias conclusiones, pero en general la gran mayoría coincide en muchos aspectos.

Uno de los primeros pensamientos que suelen acudir a nuestra mente es relativo a la familia. ¿He hecho todo lo que podía hacer? ¿Habré pasado el suficiente tiempo con ellos? Cierto es que hay que trabajar y que tu empleo puede aportarte grandes satisfacciones, pero en el lecho de tu muerte pocos empleados o jefes tuyos estarán ahí para despedirte. Quizás no haya ninguno y todos sean familiares y amigos. Dale la importancia que tienen, ahora. Mañana será tarde.

Otro de los aspectos que mas me preocuparon fue saber si había aprovechado lo suficiente mi tiempo en este mundo. ¿Hice lo que realmente quería hacer? Afortunadamente muchas cosas han cambiado desde ese día y ahora intento crearme mi futuro. Encuentra que es lo realmente te gusta hacer, y hazlo. Aunque sea poco a poco. ¡Y no temas el que dirán, es tu vida! Porque no importa si lograste todas tus metas, importa si lo intentaste.

Otra gran pregunta que nos hacemos es saber si fuimos feliz. Y es que siempre andamos detrás de un objetivo que nos dé esa felicidad. Aunque todos nosotros, a la altura en la que estamos, ya sabemos que más y mejores logros materiales no son la solución a este problema. Una vez pasada la emoción del premio todo vuelve a la normalidad. En realidad, cuando cierro los ojos y echo la vista hacia atrás sólo me llegan momentos simples de felicidad. No hay espacio para el trabajo, el dinero, la casa o el coche. Pero sí me alcanzan ese olor a tierra mojada después de una tormenta de verano, el sonido del cortacésped que se cuela en clase por un ventanal del liceo o ese primer trago amargo al vaso de cerveza que le robé a mi padre. Esos son algunos de los recuerdos que quiero llevarme…

Tags

 

1 Comment

  1. gemma dice:

    Gracias por compartir este ejercicio con tod@s!!!

Leave a Comment