Creo recordar que fue a principio del 2006. Aunque no fue hasta unos meses mas tarde, en julio, cuando realmente “desperté”. Justo en los 40. La famosa crisis? No sé. En tal caso, fui puntual a la cita, como siempre. No se espera menos de un perfeccionista.

Hasta entonces las semanas, los meses y los años pasaban sin que realmente lo supiera. Vivía, feliz, pero en el fondo no era consciente de ello. Un estado en el que crees conocerte cuando en el fondo no sabes sobre ti, sobre tus carencias y limitaciones. Y lo que es peor, sobre tus tremendas posibilidades.

Era ese un estado de “sin culpas”, de no asunción de mi realidad, mejor o peor, pero mía. Una realidad de la que culpas a todos menos al verdadero culpable, tú mismo. Al gobierno, a la crisis, al trabajo, a tu jefe, a la falta de tiempo, a los atascos, etc.

¿No es eso vivir ajeno a la realidad, al abrigo de sus inclemencias, negándose a enfrentar las tomas de decisiones, la asunción de riesgos o los saltos fuera de la zona de comodidad? Hasta que acabas por no ser el verdadero protagonista de tu existencia. Hasta que otras personas o circunstancias son las que marcan el rumbo de tu vida.

¿No es eso lo mas parecido a la locura? Porque el loco no sabe que no sabe nada. No sabe de problemas, de responsabilidades. Vive el presente, sin importarle el mañana. O quizás sea eso la felicidad?

Pero realmente como podía yo saber que mi transcurrir por este mundo no era mas que una sucesión de espacios temporales sin objetivo concreto. Sin una meta a la que perseguir. Difícil saberlo y reconocer, anestesiado por todo el peso de tu pasado, ese momento en que te enfrentas a un futuro que ya no quieres, simplemente porque ya no lo ves.

Pero no te preocupes, a todos nos llega. De mil maneras, en forma de crisis personal, de golpe que nos da la vida, de despertar espiritual… Acabarás viéndolo, sintiéndolo.

En realidad, esa demanda interior no es mas que el querer avanzar, lograr tus sueños y objetivos personales, viviendo la vida como realmente quieres vivirla y tratando de mejorar cada día. ¡Apunta alto y ve a por ello!

Bienvenid@s a logropersonal.com

Tags

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment